Aislada

Las viviendas que no disponen de electricidad pueden aprovechar la energía sola fotovoltaica. Se trata de instalar un sistema fotovoltaico para consumir la electricidad sin necesidad de solicitar conexión a la red eléctrica nacional. La instalación es sencilla y cómoda, y ofrece la posibilidad de consumir la energía gratuita del Sol, liberándonos del molesto ruido del generador o grupo electrógeno y de los costes del gasóleo.

Mediante una instalación fotovoltaica aislada podemos producir electricidad durante el día, almacenarla en baterías y consumirla posteriormente según nuestros requerimientos.

Saber más

 

¿Cómo es el funcionamiento de las instalaciones aisladas?

Una instalación fotovoltaica está formada por una extensión de paneles solares fotovoltaicos, un regulador de carga, un grupo acumulador, un inversos y, en opción, un sistema cargador a través de un grupo electrógeno.

Durante las horas de insolación, los paneles fotovoltaicos producen energía eléctrica en forma de corriente continua que es almacenada en los acumuladores una vez haya pasado por el regulador de carga. En los momentos de consumo energético, los acumuladores suministran la energía en forma de corriente continua que es transformada en corriente alterna por el inversor. A la salida del inversor, la corriente alterna se dirige hacia la vivienda para cubrir la demanda de la electricidad.

Instalaciones fotovoltaicas aisladas: Esquema y equipos

Los principales equipos que aparecen en el esquema básico de una instalación aislada fotovoltaica son:

-Placas solares fotovoltaicas. Las placas o módulos solares fotovoltaicos usan ciertos materiales semiconduconductores, como el silicio, que absorben los fotones y los convierten en una corriente continua de electrones, es decir, en electricidad. Esta electricidad se conduce hacia el regulador.

-Regulador de carga. Controla la entrada de electricidad en la batería y la protege de sobrecargas o bajadas de tensión que podrían dañarla.

-Baterías y cargador. Es necesario inyectar la energía en baterías para que se encuentre disponible cuando haga falta, generalmente por la noche. Principalmente, existen dos tipos de baterías:

  • Baterías de plomo-ácido tipo “Monoblock”: Buenas prestaciones al mejor precio.
  • Baterías de plomo-ácido “estacionarias abiertas”: Presentan una mayor durabilidad y versatilidad, pero supone un coste algo mayor.

-Inversor. Su función es convertir la corriente continua producida por el campo fotovoltaico en corriente alterna preparada para ser usada directamente en la vivienda.
-Grupo electrógeno. Como elemento auxiliar de a la instalación, el grupo electrógeno a gasoil se encarga de generar electricidad cuando no hay radiación solar en varios días.